OTHER GUILTY PLEASURES

CLEMENTINE CURD CON MANDARINAS DE ALELLA (O ESTA NO ES OTRA RECETA DE SAN VALENTÍN)

Mañana es San Valentín. Con lo cual, ahora se espera de mí que publique un post de San Valentín. Pero no me gusta San Valentín. Soy Mr. Scrooge de San Valentín. Ala, ya lo he dicho. O sea que si lo que buscas es una receta de un maravilloso postre de San Valentín, casualmente rojo y/o con forma de corazón, lo siento, pero aquí no lo vas a encontrar. Pero tranquil@, que en el resto de blogs del mundo mundial encontrarás más oferta de la que puedas nunca llegar a cocinar. Eso sí, si lo que estás buscando es una receta con fruta, sabrosa, y original, que oh sorpresa, no tenga nada que ver con el angelito que anda lanzando flechas a ciegas, este es tu sitio.

Y después de este inicio tan cascarrabias y reivindicativo, vamos a entrar en materia y a hablar un poco de la receta: Clementine Curd con mandarinas de Alella. Sí, lo sé, lo normal es el lemon curd, lo que se encuentra siempre, pero no tenía limones… y sí muchas mandarinas (a parte que no soy muy fan de los postres de limón). Os cuento: mi familia tiene una casa de vacaciones. Una casa en Alella. Y la casa tiene un mandarino. Y el mandarino este año se ha vuelto loco y ha empezado a dar mandarinas como si no hubiera un mañana. Así pues, y ante tal sobreproducción frutícola, me dije: si la vida te da mandarinas…haz Clementine Curd.

Ya verás que es una receta muy fácil y rápida de hacer. Yo la adapté de esta receta de Lemon Curd que encontré en María Lunarillos.

IMG_7420

CLEMENTINE CURD CON MANDARINAS DE ALELLA

Ingredientes

2 huevos medianos

45 gr de mantequilla

50 cl de zumo de mandarina

½ cucharadita de ralladura de mandarina

50 gr de azúcar

IMG_7441

El primer paso será hacer el zumo de mandarina.

A continuación, en un cazo al baño maría ponemos los 2 huevos y el azúcar. Aquí es muy importante que vayas removiendo la mezcla con unas varillas, de lo contrario acabarás teniendo una dulce y sabrosa tortilla.

Una vez la mezcla se haya calentado, añadiremos la ralladura y el zumo de mandarina. Y seguimos batiendo hasta que la mezcla haya espesado. Tarda un poco, pero no desesperes y sigue batiendo; verás como de repente, y como por arte de magia, la mezcla se convierte en crema.

Llegados a este punto, retiraremos el cazo del fuego y añadiremos la mantequilla. Batimos un poco hasta que ésta se haya deshecho (sí lo sé, el brazo duele, pero ánimo que ya hemos llegado al final. Tómate esta receta como un sustitutivo del gimnasio… je je je) y cubrimos con papel film. Es importante que el papel toque la superficie de la crema para que no se forme una costra. Y ya está. Ahora sólo faltará dejar enfriar un par de horas y ya tendrás el Clementine Curd listo para lo que quieras: lo puedes usar para hacer una tarta, de relleno de unos macarons, para añadir a un buttercream… o simplemente para comerlo a cucharadas. Yo lo utilicé para rellenar unas mini-tartaletas que había comprado en Mercadona, y la verdad, quedó un postre súper resultón. Para que te hagas una idea más o menos de la cantidad, con esta receta tuve para rellenar 16 mini-tartaletas.

IMG_7443

¿Ha sido fácil o no?

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s