CAKES

LA MONA, PORQUE MÁS VALE TARDE QUE NUNCA (AKA BROWN SUGAR LAYER CAKE CON FROSTING DE CARAMELO)

Sí, lo sé, voy tarde. Porque la mona se come en Pascua. Y ya no estamos en Pascua. Pero es que no he tenido tiempo. Igual si la hubiera hecho hace un par de semanas hubiera llegado a tiempo. Pero hace un par de semanas no era Pascua. Y comerse la mona antes de Pascua, pues como que suena raro, no? O hubiera tenido que hacer dos monas.  Está claro que en esto del blogging y aún no domino los timings de todo el proceso. Poco a poco supongo que iré aprendiendo…

Después de esta introducción, supongo que queda claro cuál es la receta de hoy, verdad? Efectivamente: la Mona. Sí, me hice mi propia mona. Como ya soy mayor, mi padrino como que ya no está por la labor… Pero como la mona es tradición, pues mi familia quiere mona. Y como la única que hace pasteles en casa soy yo, pues tengo todos los números para ser yo la encargada de hacerla. Vamos, que ya la esperan.

 

Mona 2016

 

Pero bueno, os digo que es una mona, pero que si le quitamos los plumeros, los pollos y los huevos se convierte en un Brown sugar layer cake con frosting de caramelo. Es una receta que siempre me había llamado la atención en el Rincon de Bea, basada en una receta de la gran Martha Stewart. Y con estos antecedentes no podía fallar. Y no falló. Aunque no lleve chocolate…

El frosting es un swiss meringue buttercream con un sabor de caramelo espectacular. Mira que yo tenía miedo que quedara muy mantequilloso, pero para nada. Además, hace tiempo que tenía ganas de probar algo con caramelo, pero no me acaba de atrever.  Por eso de que las quemadas con azúcar son las peores quemadas… y porque la única vez que había intentado hacer caramelo, en vez de acabar con unos bonitos nidos, acabé con unas bonitas rocas. Pero en fin, que ya sabéis eso que dicen, quién no arriesga no gana… Y esta vez, gané.

Vamos con la receta:

BROWN SUGAR LAYER CAKE CON FROSTING DE CARAMELO

Para el bizcocho (3 capas de 15 cm)

125 gr de mantequilla a temperatura ambiente

150 gr de azúcar de caña integral

75 gr de azúcar normal

185 gr de harina

25 gr de Maizena

1/4 cucharadita de bicarbonato

Una pizquita de sal

3 huevos grandes

½ cucharadita de extracto de vainilla

125 gr de sour cream

 

Para el frosting de caramelo

250 gr de azúcar normal

65 ml de nata líquida

65 ml de agua

150 gr de claras

½ cucharadita de extracto de vainilla

375 gr de mantequilla a temperatura ambiente

 

Mona 2016

 

Empezaremos batiendo, con la pala y a velocidad media, la mantequilla con los azúcares. Mientras la batidora va trabajando, podemos aprovechar  para tamizar la harina, junto con la Maizena, el bicarbonato y la sal, en un bol aparte.

Cuando la mezcla de los azúcares con la mantequilla haya blanqueado y esté esponjosa, añadiremos uno a uno los huevos un poco batidos. No añadiremos el siguiente huevo hasta que el anterior no esté bien integrado.

A continuación añadiremos el extracto de vainilla y reduciremos la velocidad de la batidora. A velocidad baja, incorporaremos la harina en tres veces, alternando con la sour cream: 1/3 de la harina + ½ de la sour cream + 1/3 de la harina + ½ de la sour cream + 1/3 de la harina. No añadiremos la sour cream hasta que la harina no esté bien integrada.

Untaremos con mantquilla y harina 3 moldes de 15 cm y repartiremos entre ellos la masa, en partes iguales. Los pondremos en el horno, previamente precalentado, durante 35 minutos, o hasta que al pincharlos con un palillo éste salga limpio.

Al sacar los moldes del horno, los dejaremos encima de una rejilla hasta que se hayan enfriado un poco y podamos desmoldarlos. Dejaremos los bizcochos encima de la rejilla hasta que estén totalmente fríos y entonces los cubriremos con papel film hasta que no llegue el momento de montar el pastel.

Para el frosting, lo primero será hacer el caramelo. Para ello, pondremos en un cazo grande 125 gr de azúcar con el agua y lo llevaremos al fuego, removiendo constantemente, hasta que empiece a hervir. Entonces, dejaremos de remover y veremos como poco a poco se va tostando el azúcar hasta formar el caramelo. Aquí tenéis que estar muy atent@s porque si no se os puede quemar. Una vez formado el caramelo, retiraremos el cazo del fuego y muy poco a poco iremos echando la nata líquida (vigilad, que puede salpicar) a la vez que vamos removiendo con cuidado con una cuchara, hasta que no queden grumos. Ahora sólo faltará dejarlo enfriar.

Mientras el caramelo se enfría, nos pondremos manos a la obra con el swiss meringue buttercram. El primer paso será poner al baño maría un cazo con las claras y los restantes 125gr de azúcar. Iremos removiendo con unas barillas (no queremos tener una tortilla) hasta que la mezcla alcance los 65 grados. Si no tenéis termómetro (como es mi caso), hasta que al comprobarlo, las claras estén calentitas y el azúcar se haya dispuesto por completo.

A continuación, trasladaremos la mezcla al bol de la batidora, y con las barillas batiremos a velocidad alta hasta que consigamos un merengue firme y brillante. Paciencia, porque el proceso es lento. En este momento cambiaremos las barillas por la pala, y siempre y cuando el bol esté frío (si aún no se ha enfriado continuaremos batiendo con las barillas hasta que lo haga) empezaremos a incorporar poco a poco la mantequilla cortada a cubos pequeños, batiendo a velocidad lenta. Puede ser que en este momento la mezcla se parezca más a huevos revuletos que a un buttercream, pero tened fe, porque batiendo, batiendo, batiendo, como por arte de magia la cosa se soluciona y al final se transforma en un buttercream sedoso y suave.

Llegados a este punto, añadiremos la vainilla y muy lentamente le empezaremos a añadir el caramelo (si ya está totalmente frío). Batiremos, a velocidad baja, por unos pocos minutos para que el caramelo se integre bien y ya tendremos nuestro frosting de caramelo a punto.

 

Mona 2016

 

Ahora sólo quedará decorar la tarta como más os guste… Y si es la mona, ponerle montones de plumeros, pollitos y huevos de chocolate.

Qué os ha parecido? Os animáis a probarlo?

Anuncios

Un comentario sobre “LA MONA, PORQUE MÁS VALE TARDE QUE NUNCA (AKA BROWN SUGAR LAYER CAKE CON FROSTING DE CARAMELO)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s