OTHER GUILTY PLEASURES

PARA CELEBRAR QUE YA ES PRIMAVERA: BUNDT CAKE DE FRESAS CON NATA

Como diría El Corte Inglés, ya es primavera. Por fin! Yo es que no soporto el invierno; y mira que no me quejo mucho porque este año hemos tenido un invierno muy light y prácticamente no ha hecho frío. Pero es que no me digáis que no es deprimente salir a la calle a las 6 de la tarde y que sea de noche. Dicho todo esto supongo que ha quedado claro que soy animal de verano. El solecito, el buen tiempo, el día más largo… Bueno que tiene igualmente 24 horas pero con tantas horas de luz, cunde mucho más. Y la ropa? Esa alegría cuando aún vamos con abrigo y jersey de lana pero en los escaparates ya empiezan a aparecer los colores claritos, la manga corta y los vestidos de tirantes. Y por qué digo todo esto, os estaréis preguntando. Pues porque también el verano es mi preferido frutalmente hablando. Las fresas, los melocotones, los albaricoques, el melón, la sandía… y las cerezas! Ohhh las cerezas! Si ya sé que hoy en día todo el año se puede encontrar de todo, pero yo prefiero la fruta de temporada y de proximidad. No sé si será la edad pero cada vez me preocupa más el origen de los productos que compro. Y si son ecológicos, mejor; aunque no siempre sea fácil, no sólo encontrarlos, sino que además tengan precios razonables.

IMG_7856

Y todo este rollo, para llegar a la receta de hoy. Porque es una receta de primavera. Porque, qué hay más primaveral que unas buenas fresas con nata? Bueno, quizás este bundcake de fresas con nata. Y además no es que sólo esté súper bueno, sino que es tan bonito de mirar! La verdad que los moldes de Nordic Ware son una pasada. Los Reyes me trajeron el modelo Heritage y estoy encantada. Y eso que solo he hecho dos Bundts! Pero los dos han sido un éxito. Eso sí, a la hora del desmoldado me pongo de los nervios… Y eso que de momento la cosa ha acabado bien.

La receta la saqué de la web I Love Bundtcakes. Si no la conecéis os la recomiendo, porque es genial. Pero no me alargo más y vamos allá:

BUNDT CAKE DE FRESAS CON NATA

Ingredientes (para Bundt de 10 cups)

4 huevos grandes

1 cucharada de vainilla

200 ml de nata

300 gr de harina

150 gr de azúcar normal

150 gr de azúcar moreno

2 cucharaditas de levadura

¼ cucharadita de sal

190 gr de mantequilla a temperatura ambiente

260 gr de fresas

IMG_7861

Empezaremos precalentando el horno a 180 grados y lavando las fresas; una vez limpias, y muy bien secadas, las cortaremos a trozos pequeños.

A continuación pondremos en la batidora los dos tipos de azúcar con la mantequilla y batiremos hasta obtener una mezcla cremosa y esponjosa. Mientras la batidora está trabajando, aprovecharemos para tamizar la harina, juntamente con la levadura y la sal.

Cuando la mezcla de los azúcares con la mantequilla esté a punto, empezaremos a añadir los huevos, uno a uno; no añadiremos uno nuevo hasta que el anterior no esté bien integrado. Y cuando ya tengamos los 4 huevos bien integrados habrá llegado el turno de la vainilla.

Seguiremos con la harina, que incorporaremos en tres veces alternando con la nata: harina – nata – harina – nata – harina; a velocidad baja. Y cuando ya tengamos una mezcla homogénea, añadiremos, con la ayuda de una cuchara, las fresas, previamente pasadas por un poco de harina, para evitar que se nos vayan todas al fondo del bundt.

Y ya tendremos la preparación lista para pasar al molde, previamente muy bien engrasado. Añadiremos la mezcla siempre desde el mismo punto y dejaremos que se vaya extendiendo ella sola por el molde. Cuando ya hayamos acabado, daremos un par de golpes sobre la encimera de la cocina (eso sí, protegedla con un trapo para no dañarla) con el objetivo de acabar de asentar la masa en el molde.

IMG_7864

Entonces estaremos listos para meterlo en el horno. El tiempo de horneado es de unos 60 minutos. Cuando pinchéis con un palillo y éste salga limpio, es que ya está listo. Una vez fuera del horno lo dejaremos unos 10 minutos encima de una rejilla para que repose. Y habrá llegado el momento crítico: el desmoldado. Pero que no cunda el pánico: mirad primero que el bundt se ha despegado de las paredes del molde. A continuación, lo cogéis y con un poco de cuidado (ojo, que el molde está aún muy caliente!) lo agitáis a los lados, adelante y atrás, y ya veréis como se mueve dentro del molde. Ahora sólo falta la última parte (y la más delicada), le dais la vuelta sobre una rejilla, et voilà! Un bundt perfecto! Lo dejáis reposar sobre la rejilla hasta que esté frío y ya os lo podéis comer. Ya veréis como está buenísimo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s