OTHER GUILTY PLEASURES

TARTALETA DE S’MORES. ¿HAY ALGO MEJOR QUE LOS MARSHMALLOWS TOSTADOS?

Hoy os traigo una receta que es el sueño de tod@ piróman@ en potencia. Si os encanta usar el soplete, esta receta lleva vuestro nombre escrito. Es una tarta de S’Mores.

Igual muchos de vosotr@s no conocéis los S’Mores… Pues bien, son el vivo ejemplo que desmiente eso de que la cocina americana es un desastre. Vale, no será tan sana como la dieta mediterránea, aceptamos pulpo como animal de compañía, pero tiene sus grandes momentos. Y uno de esos grandes inventos son precisamente los S’Mores. ¿Qué que son? Fácil: un sandwich a base de galleta, chocolate y nube tostada. ¿Habéis visto cuando en las pelis se reúnen alrededor de una hoguera y asan nubes ensartadas al final de un palo? Pues bien, se coge una galleta (Graham Craker), se pone encima una pastilla de chocolate, a continuación la nube recién salida de la hoguera  y bien calentita para que derrita el chocolate, y se acaba con otra galleta encima. Imposible que no esté bueno! De hecho, el nombre viene de la abreviatura de “some more”, porque está claro que es imposible comerse sólo una… Y mirad si son famosos que en USA tienen hasta un día nacional de los S’Mores, concretamente el 10 de agosto.

smores1

Ya sé que aquí, sobre todo si vives en una gran ciudad, eso de la hoguera no se estila mucho, pero no me digáis que de pequeños no habíais hecho el experimento de quemar una nube con un mechero… ¿A qué estaban buenas? Pues ahora añadidle chocolate… y es la bomba! De hecho, ahora que recuerdo, mirando atrás, me parece que nuestra generación (para los que vivimos en los 80) creció entre muchos menos algodones que los niños de hoy en día. Porque de pequeños ya quemábamos nubes con mecheros, y nos mojaban el chupete en champán (así, a lo loco), y montábamos en bici sin casco ni rodilleras… Que si lo miras con los ojos de hoy en día, igual lo vemos todo un poco extraño, pero oye, que bien bien que hemos salido!

Y sí, sé que llevo toda la entrada usando la palabra nube, pero permitidme la licencia que a partir de ahora utilice la palabra inglesa, marshmallow, porque ésta, después de poppy (¿os acordáis de los muffins light?), es otra de mis palabras favoritas. ¿A qué suena bien: marshmallow? ¿Y qué hay más mono que un mini-marshmallow?

Pues bueno, vamos ya a la receta. Es de la infalible Alma Obregón y está publicada en su blog, Objetivo Cupcake Perfecto.

 

TARTA DE S’MORES

Ingredientes para la base (para un molde de 20 cm) 

200 gr de galletas Digestive (o Graham Crackers si tenéis la suerte de encontrarlas)

100 gr de mantequilla

50 gr de azúcar (yo no se lo puse)

 

Para el relleno

2 huevos

125 ml de leche entera

250 ml de nata líquida para montar

250 gr de chocolate negro

1 cucharada de azúcar (yo no se la puse)

 

Para decorar

Mini marshmallows

Sirope de chocolate

smores3

Como ya veréis esta tarta es súper fácil.

El primer paso, como siempre, precalentar el horno. En este caso a 170 grados.

Y empezaremos ya con la base: pondremos la mantequilla a derretir y trituraremos las galletas. Mezclaremos la mantequilla derretida con las galletas trituradas hasta que adquiera una textura de pasta y, con la ayuda de una cuchara, iremos cubriendo la base y los laterales del molde.

Una vez listo, lo pondremos en la nevera mientras seguimos con la elaboración.

Vamos a por el relleno: mezclaremos la nata líquida con la leche y lo pondremos a fuego medio hasta que empiece a hervir. Llegado este momento, retiraremos el cazo del fuego e incorporaremos el chocolate cortado a trozos, mientras vamos removiendo hasta que el chocolate esté completamente derretido.

Dejaremos que la mezcla se atempere un poco y añadiremos los huevos, previamente batidos, poco a poco, y sin dejar de remover, para que no se cuajen. Queremos una tarta y no una tortilla!

Y listo, ya podemos poner la masa en el molde y ponerlo al horno durante 30-35 minutos o hasta que veáis que está totalmente cuajada.

Ahora sólo faltara dejar que se enfríe para cubrirla con los mini-marshmallows. Y entonces habrá llegado el momento esperado: ya podremos sacar el soplete y empezar a tostar la cobertura. Pero cuidado! Los mini-marshmallows se queman enseguida, vamos que se prende fuego, y no queremos tener que llamar a los bomberos…

Si no tenéis soplete, podéis poner la tarta unos segundos bajo el grill.

smores4

Ya sólo falta el toque final: acabar de decorar la tarta con el sirope de chocolate.

Y listo!!! Fácil, divertida, rápida y muy muy muy buena. ¿Os ha gustado?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s