OTHER GUILTY PLEASURES

EL CLÁSICO DE LOS CLÁSICOS DE OTOÑO: PUMPKIN PIE

Como habéis podido comprobar por las últimas recetas publicadas, el blog está ya totalmente con el modo otoño: ON. Y ya puestos a hacer recetas otoñales y contando que la semana pasada fue Acción de Gracias, no podía faltar el clásico de los clásicos, y también uno de mis preferidos. Seguro que con todo esto que os he dicho ya lo habéis adivinado, ¿verdad? Pues sí, esta semana: Pumpkin Pie.

La verdad es que la calabaza me gusta de todas maneras. Me pasa como con el chocolate, que para mi pega con todo. Está tan buena una quiche de calabaza con parmesano, como unos garbanzos con aguacate y calabaza asada, o una crema de calabaza con jengibre, o como el pound cake de otoño con calabaza, manzana, nueces y chocolate que publiqué hace unos días, y como no, el pumpkin pie.

pumpkin pie3

Y bueno, mi último descubrimiento: el Pumpkin Spice Latte. Lo vi anunciado el año pasado en Londres, pero al final no pude probarlo. Y cuando lo encontré aquí en el Starbucks no pude resistirme. Y mi primer pensamiento cuando lo probé fue: como he podido vivir toda mi vida sin probarlo?! Me encanta. No es que esté bueno, ni buenísimo, lo siguiente. La pena es que sólo dure un par de meses… si llega. Sres. del Starbucks, por favor, si leen esto, consideren seriamente mi petición de alargar la temporada del Pumpkin Spice Latte… Aunque ahora que lo pienso, igual si lo tuviéramos todo el año al final nos aburriríamos y no nos sabría tan bueno… Como los turrones, que en el mes de noviembre saben buenísimos, pero que llega el día de Reyes y ya estamos aburridos.

Pero bueno, finalicemos esta oda a la calabaza y vayamos ya a la receta. Ésta es de la infalible Bea Roque. La receta de la masa la saqué de su libro El Rincón de Bea: Delicias para Compartir, mientras que la del relleno, la podéis encontrar en su blog.

Vamos allá:

PUMPKIN PIE

(para un molde redondo de 23 cm)

Para la masa

175 gr de harina

125 gr de mantequilla muy fría, cortada en daditos

1/2 cucharadita de sal

1/2 cucharadita de azúcar

37 – 63 ml de agua helada

 

Para el relleno

450 gr de puré de calabaza

175 gr de azúcar moreno integral

1 cucharadita de canela

3/4 cucharadita de jengibre en polvo

1/4 cucharadita de nuez moscada

1/4 cucharadita de clavo en polvo

1 pizca de sal

3 huevos

150 ml de nata líquida

150 ml de leche entera

pumpkin pie2

Empezaremos por la masa. Para ello, tamizaremos la harina, junto con el azúcar y la sal. Con el accesorio de la pala colocado en la batidora, revolveremos un poco. A continuación, colocaremos, bien distribuidos los daditos de mantequilla en el bol, los cubriremos con la harina y batiremos a velocidad media-baja hasta obtener una textura arenosa. Entonces habrá llegado el momento de añadir, poco a poco, el agua fría, hasta que veamos que la masa de despega de las paredes del bol, pero sin llegar a que se forme una bola.

Ya tendremos la masa hecha. Ahora habrá que ponerla en papel film y aplastarla un poco con la mano o con la ayuda de un rodillo hasta obtener un disco de unos 15 cm aproximadamente. Pero, cuidado, es muy importante que no la amasemos y manipulemos en exceso. Envolveremos la masa con el papel film y la ponemos en la nevera durante un mínimo de 30 minutos y un máximo de dos horas.

Un vez refrigerada, ya podremos estirarla. Pondremos un poco de harina encima del mármol de la cocina, colocaremos la masa encima y con un rodillo empezaremos poco a poco a estirarla. Empezaremos desde la mitad hacia arriba, para continuar desde la mitad hacia abajo. Es importante que cada vez que pasemos el rodillo giremos la masa un octavo de giro a un lado, ya que lo que queremos es que la masa nos quede redonda para poder pasarla al molde. Habremos acabado de estirarla cuando obtengamos una redonda de unos 30 cm de diámetro, y 3 ó 4 mm de grosor.

Y una vez ya la masa lista, habrá llegado el que para mi es el momento más crítico: colocar la masa en el molde. Con la ayuda del rodillo, cogeremos la masa y con cuidado intentaremos colocarla lo más centrada posible en el molde. La masa debe colgar por los bordes. Recortaremos con unas tijeras, dejando que sólo sobresalga un par de cm, y si en algún lugar se ha roto un poco, haremos un parche un con poco de la masa sobrante.

pumpkin pie4

Para el Pumpkin Pie la masa tiene que ir parcialmente horneada, por lo que pincharemos un tenedor la base y las paredes de la masa, cubriremos con un papel de horno, que quede completamente en contacto con la masa, y encima pondremos unos garbanzos. No queremos que la masa suba.

Pondremos al horno (parte inferior), precalentado a 190 grados, durante 20 minutos, pasados los cuales retiraremos un poco el papel de hornear; si vemos que el papel se pega o la masa parece húmeda, dejaremos 5 minutos más en el horno, hasta que la masa tenga un ligero tono dorado.

Una vez llegados a este punto, retiraremos el papel de hornear y continuaremos horneando durante 20-25 minutos más, hasta que la masa tenga un tono dorado.

Y ahora sí que ya podemos ponernos con la masa. El primer paso, que yo os aconsejo que hagáis previamente, será hacer el puré de calabaza. Es muy fácil. Asaremos la calabaza en el horno y cuando esté bien blandita retiraremos la piel y chafaremos con la ayuda de un tenedor, hasta obtener la textura de un puré.

Una vez ya nuestro puré de calabaza listo, batiremos en un bol los huevos junto con las especias, y cuando éstas estén totalmente integradas añadiremos el azúcar, la leche y la nata, y mezclaremos bien. Pasaremos por un colador, para asegurarnos que la mezcla no tiene grumos, y a continuación añadiremos ya el puré de calabaza. Pondremos al fuego y no dejaremos de remover durante unos 7-9 minutos, hasta que veamos que la mezcla ha espesado un poco. Entonces retiraremos del fuego.

pumpkin pie5

Y listo, ya podremos poner la mezcla sobre la masa y hornear a 175 grados durante 30-40 minutos, o hasta que veamos que el relleno está cuajado. El centro deberá moverse un poco, como gelatina, aunque se acabará de cuajar fuera del horno. Dejaremos enfriar encima de una rejilla durante dos horas, y listo para comer!

Ya veis, el relleno se hace en un momento y la masa, es fácil, aunque un poco más laboriosa. Eso sí, cuando lo probéis, seguro que todos vuestros esfuerzos se ven recompensados.

Espero que os guste!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s